miércoles, 8 de abril de 2009

¿Por qué Batman no mata al Joker?

He aquí un interesante post extraido del blog de Pablo Bonorino basado en el libro "Why Doesn`t Batman Kill The Joker?"( aquí el primer capítulo en pdf y en, lo siento, inglés) del autor Mark D. White y editado por Wiley. (Por cierto, esta editorial también ha publicado también "Terminator", "South Park", Metallica", "24"... todos ellos con la coletilla "... and philosophy").


Pero al grano. Aparte de que Batman no mata porque es parte de su personalidad, su creencia y porque se pondría al nivel de los malos, esto es lo que nos ofrece el resumen elaborado por Pablo Bonorino:

1. ENCUENTRO CON EL JOKER


El Joker es el rival de Batman que más vidas ha quitado, desde civiles inocentes hasta al segundo Robin (Jason Tod), desde sus propios secuaces hasta la segunda esposa del Comisario Gordon. [1]. Batman lo atrapa, ingresa en el Arkham Asylum, e ineludiblemente se escapa y vuelve a matar antes que Batman pueda detenerlo para comenzar el ciclo una vez más.

[2]. ¿Por qué Batman no mata al Joker y acaba con todo eso? Batman no mata a nadie por principio, porque cree que si matara sería tan malo como aquellos forajidos a los que se propuso combatir.


2. ES BATMAN UTILITARISTA O DEONTOLOGISTA (O NINGUNA DE LAS DOS)


El argumento a favor de matar al Joker más corriente es que con su muerte se podrían prevenir todos los asesinatos que cometiera en el futuro. El fundamento normativo es el utilitarismo, posición que evalúa la corrección moral de una acción teniendo en cuenta sus consecuencias. Si con ella se aumenta la felicidad total o el bienestar general, entonces se la debe considerar moralmente correcta. Salvar una gran cantidad de vidas es una consecuencia que aumenta el bienestar general. Si ello se puede lograr matando sólo a una, entonces este asesinato estaría moralmente justificado.
Los superheroes no suelen ser utilitaristas, y muchos de ellos no matan ni aún si pudieran salvar muchas vidas con ello . ¿Por qué se rehusan a hacerlo? La respuesta de Batman es que si lo hicieran serían tan malos como los criminales a los que dicen combatir. ¿Qué posición moral es capaz de sostener este tipo de juicio?.
La posición moral en la que se podría apoyar Batman para rehusar matar al Joker es el deontologismo. En ella la corrección moral de una acción se debe evaluar teniendo en cuenta sus características intrínsecas. Sus consecuencias -beneficiosas o perjudiciales- resultan irrelevantes para su corrección moral. El fin nunca justifica los medios, los que se deben evaluar por sus propios méritos intrínsecos. Pero aún los deontologistas más estrictos consideran que matar en algunas ocasiones puede estar moralmente justificado (como en el caso de la legítima defensa). La pregunta que cabe formular es por qué matar a un maníaco asesino no puede ser considerado también una excepción por el deontologista.


3. AL BATITRANVÍA, PROFESORA THOMSON!
Consideremos las posiciones anteriores a la luz de una serie de experimentos mentales muy conocidos. Caso del Tranvía: Un tranvía avanza por las vías a gran velocidad. Si mantiene su rumbo matará a cinco personas que se encuentran en su trayectoria, pues no tiene tiempo de frenar ni de realizar ningún tipo de maniobra. Pero existe una bifurcación de vías, con lo que el tranvía podría dirigirse en otra dirección. Pero en ese tramo hay también una persona que moriría embestida irremediablemente. En la encrucijada hay una persona con la capacidad para desviar el rumbo del tranvía. Sus opciones son dos (a) no hace nada, y observa como el tren arrolla a las cinco personas, o (b) hace cambiar de vías al tranvía, ocasionando la muerte de la persona que se hallaba en esa otra dirección -pero habiendo salvado a las otras cinco.
Se pueden formular dos preguntas distintas frente a esta situación: (1) ¿Está permitido moralmente cambiar el rumbo del tranvía?, y (2) ¿Existe la obligación moral de cambiar la trayectoria del tren? Un utilitarista respondería que sí a las dos, mientras que un deontologista posiblemente diría que no también a las dos.
La profesora Judith Thomson adopta una posición intermedia: considera que el sujeto está autorizado moralmente a cambiar el rumbo del tranvía, pero que no tiene la obligación moral de hacerlo. Esta respuesta parece combinar utilitarismo y deontologismo.

Otra forma de mostrar las diferencias entre utilitarismo y deontologismo es prestar atención a las reglas que prescriben. El utilitarismo prescribe reglas neutrales respecto al agente que debe cumplirlas, mientras que el deontologismo prescribe reglas específicas para cada agente que debe cumplirlas. Mientras el utilitarismo pone el énfasis en las buenas consecuencias, el deontologismo lo pone en la acción correcta. Esta peculiaridad es la que permite a Thomson defender su posición intermedia: cambiar el rumbo para no matar a cinco personas matando a una puede ser bueno, pero puede no ser lo correcto (para la persona en particular que maneja los controles).


4. A HUSH LE ENCANTARÁ LA SIGUIENTE HISTORIA...
Thomson invita a comparar el ejemplo del tranvía con el que llamaremos caso del cirujano. Un cirujano tiene cinco pacientes que morirán si no reciben un transplante inmediato (de distintos órganos). No hay ninguna posibilidad de conseguirlos. El cirujano tiene una idea: si le quita los órganos a uno de sus colaboradores más saludable podrá hacer los transplantes y salvar a sus cinco pacientes. Su colega moriría, pero habría salvado la vida a cinco personas.
La respuesta en este caso parece no admitir vacilaciones: aunque se piense que está justificado cambiar el rumbo del tranvía, se consideraría demencial aceptar la idea del cirujano. En ambos la inacción lleva a la muerte de cinco personas, y en ambos la acción de matar a una permite salvarlas. ¿Cuáles son los factores relevantes que marcan la diferencia?


5. DIEZ BUENAS RAZONES POR LAS QUE EL BATIMÓVIL NO ES UN TRANVÍA...


El autor considera que hay al menos dos diferencias importantes entre el caso de Batman y el Joker y los casos del tranvía y del cirujano.
La primera diferencia fundamental es que en los ejemplos de Thomson todas las personas implicadas son moralmente inocentes, no existen diferencias morales relevantes ellas, son todas moralmente equivalentes. Si no lo fueran podría cambiar la forma de evaluar la situación. Si los cinco sujetos en la vía principal fueran borrachos que saltaron ilegalmente la valla del tranvía para dormir en las vías -sabiendo lo peligroso que es-, mientras que la persona de la desviación es un operario en cumplimiento de sus deberes de mantenimiento. Y si los cinco pacientes necesitaran transplantes por su negligencia en el cuidado de su salud, mientras que el colega del cirujano estuviera saludable por el esfuerzo que invierte en cuidarse. En este caso pareciera que las cinco personas deberían hacer frente a las consecuencias de sus malas elecciones pasadas, y no salvarse a expensas de la única persona del ejemplo que ha cumplido con sus resposabilidades . El caso del Joker es exactamente el opuesto: el es la persona aislada y las otras cinco son sus víctimas inocentes. ¿Debería esta característica llevarnos considerar justificado moralmente su asesinato? ¿O deberíamos aceptar el sacrificio de cinco inocentes para que él siguiera viviendo -para matar a otros inocentes?.
La segunda diferencia que podemos encontrar en el caso del Joker, respecto a los ejemplos del tranvía y del cirujano, es que es él quien puso a las otras personas en peligro de muerte. Es comos si la persona que estaba en la bifurcación hubiera previamente atado a las otras cinco a la vía principal para que las arrollara el tren. En los ejemplos originales las personas aisladas tendrían el derecho a nos ser asesinadas para salvar a las otras cinco -salvo para los utilitaristas-, pero podrían sacrificarse voluntariamente para hacerlo. Esto en el caso del Joker sería absurdo: no podemos pensar seriamente que una persona que genera intencionalmente una situación para matar a otras cinco podría llegar a sacrificar sus vidas para salvarlas.
Reconocer el papel del Joker en la creación del dilema podría cambiar la responsabilidad moral de Batman. Podríamos decirle: "si no lo matas, serás responsable de las muertes que cause en el futuro." Pero un deontologista consecuente replicaría: "Las muertes que causa el Joker son de su exclusiva responsabilidad. Yo sólo soy responsable de las muertes que causo." De esta manera, Batman podría seguir justificando moralmente su decisión de no matar al Joker.


6. "¡QUIERO A MI ABOGADO! OH, ES CIERTO, LO HE MATADO TAMBIÉN...
Desde el punto de vista jurídico, en el caso del cirujano sería claramente ilegal que procediera al transplante. Pero el caso del controlador del tranvía sería controvertido. ¿Que decir de la legalidad de las distintas opciones en el caso de Batman y el Joker?. Si asimilamos a Batman a un agente de policía, la respuesta sería: puede matar al Joker sólo en defensa propia o si fuera la única opción efectiva para evitar que matara a otra persona .

Si Batman encontrara al Joker justo después de que cometiera un asesinato, entonces sólo podría justificar su muerte para salvar la vida de las otras personas a las que el Joker probablemente mataría en el futuro. Pero no podemos saber con certeza que volverá a matar, y por lo tanto nunca podríamos estar complemente seguros de estar salvando alguna vida matándolo.
Si trasladamos esta incertidumbre a los ejemplos del tranvía y del cirujano las respuestas morales a dar en esos casos también cambiaría radicalmente -sobre todo en el primero. Imaginemos que la nieble impide ver la vía principal, pero existe la probabilidad de que hubiera gente caminando por ellas. Pero la bifurcación se ve claramente, y también el hombre en ella. ¿Estaría moralmente justificado cambiar el rumbo del tranvía? O en el otro caso: imaginemos que no hay ningún paciente que necesite un transplante, pero existe la probabilidad de que ingresen cuando el colega del cirujano este de vacaciones. ¿Es moralmente correcto que le extraigan los órganos para estar preparados para dicha eventualidad?.
Nadie aceptaría matar a una persona para evitar la posible muerte de otras. ¿Por qué hacerlo en el caso del Joker? Una cosa sería atraparlo y juzgarlo por las muertes que cometió (y castigarlo incluso con la pena de muerte si no fuera un inimputable de manual), y otra muy distinta matarlo para evitar las muertes que podría ocasionar.
Aunque en el caso de Batman no se puede hablar de castigo -porque carece de la autoridad jurídica para imponerlo-, igual deberíamos cuestionarnos sobre la corrección moral de aplicar castigos preventivos (prepunishments). Es una cuestión compleja y hay posiciones enfrentadas, pero en la época que vivimos deberíamos enfrentarnos a ella .


7. ENTONCES, CASO CERRADO, ¿NO?


¿Estamos todos convencidos de que Batman hace lo correcto no matando al Joker?. ¿No lo estamos? . Por supuesto que no. La cuestión está abierta. Piensen cuantos deontologistas deben reconsiderar su posición frente a la tortura -por ejemplo- cuando con ella se podrían evitar miles o millones de víctimas inocentes . Tenemos suerte de que la literatura -y el cómic- nos brinden ejemplos imaginarios para discutir estas cuestiones sin tener que experimentarlas previamente.


EL PROBLEMA EN EL AULA
El viernes 17 de octubre -al finalizar la clase en la que se discutió el contenido del artículo de White-, veinticinco alumnos contestaron por escrito a la pregunta: ¿Es moralmente correcto que Batman mate al Joker? Ocho de ellos defendieron una respuesta positiva al interrogante, y los restantes diecisiete optaron por la negativa. Estas son algunos de sus fundamentos:
"Para mi sería correcto, si con su muerte se puede evitar la muerte de otras personas. Teniendo en cuenta que la vida del Joker no es beneficiosa para la sociedad, no estaríamos perdiendo nada con su muerte. En cambio, las personas a las que el Joker podría matar podrían ser personas de utilidad pública, gran inteligencia o aceptadas socialmente. Batman no puede negarse a hacerlo algún día, pues así terminaría esa batalla y seguiría como héroe, pues la sociedad no lo juzgaría, al contrario, se mostraría agradecida con él por haber terminado con el peligro constante que asechaba sus vidas." [B.A.]
"No es correcto, porque sería una solución muy radical aplicada a otros casos similares, podría llevar a consecuencias desproporcionadas. Matar preventivamente no puede justificarse nunca, porque no existe la certeza de que el individuo vuelva a delinquir o a matar -en el caso de un asesino. Una solución eficaz es la existente prisión preventiva ya que proporciona seguridad a las posibles víctimas." [M.R.P.S.]
"Desde mi punto de vista sí es moralmente correcto que lo mate, fundamentalmente por dos motivos: (1) El primero es que el Joker es un personaje que por sí mismo, mediante sus acciones, se buscó la situación en la que se encuentra. No estamos ante un sujeto inocente que sufrirá un castigo injustamente. (2) El segundo motivo sería que si Batman lo mata, estaría salvando muchas vidas en el futuro. Si solo se limitara a encerrarlo de nuevo en el asilo, no serviría para nada, porque la probabilidad de que volviese a escapar se muy alta, y todavía mayor es la posibilidad de que vuelva a matar. Por lo tanto, Batman estaría haciendo un gran favor a la sociedad si mata al Joker." [C.P.R.].
"No, puesto que si generalizamos Batman tendría que estar matando siempre que se presentara una situación de posible peligro para la vida de los demás provocada por la probable acción de una persona. En el caso concreto de elegir entre la vida del Joker y la de las personas que él puso en riesgo, lógicamente no elegiría la del Joker. En ese caso debería morir, pero no para prevenir futuras acciones malignas, sino para defender la vida de los otros." [M.C.Q.F.]

4 comentarios:

  1. ¿Y si en vez de matarlo, Batman arranca las piernas y los brazos al Joker, para dificultarle sus labores asesinas sobremanera y posteriormente lo encierra en una celda acolchada de Arkahm, sería moralmente aceptable?. No ha matado al Joker, y sin embargo ha disminuido drásticamente las posibilidades de que en un futuro pudiera hacer daño a más gente, e incluso ha castigado de alguna manera sus crímenes pasados con la pérdida de sus miembros.

    ResponderEliminar
  2. Moralmente incorrecto, nadie tiene el derecho de quitarle la vida a otro a pesar de que se lo meresca, por eso la sociedad a inventado castigos como la prisión preventiva para evitar que tipos como el Joker esten sueltos,si batman mata a alguien se abrá convertido en una persona igual o peor al Joker y dejaria de ser un héroe.

    ResponderEliminar
  3. Que lo ponga en coma farmacológico y listo...
    mmm..
    Mejor no nos quedaríamos son historias nuevas XD

    ResponderEliminar
  4. Que lo ponga en coma farmacológico y listo...
    mmm..
    Mejor no nos quedaríamos son historias nuevas XD

    ResponderEliminar

¿Alguna pista que aportar?